7 CONSEJOS PARA EL 2017

1. QUE LA REBELDÍA TE LLEVE AL CAMBIO.

El ser humano pocas veces cambia por iniciativa propia, y a menudo se pone en marcha cuando ya no tiene más remedio, cuando todo tiembla alrededor y le ve las orejas al lobo. El ser humano, aunque esté muy mal, prefiere la comodidad a la incertidumbre del cambio, por eso, la adversidad o las crisis pueden ser buenas porque no nos dan la posibilidad de decidir, sólo existe un camino: tirar hacia delante. Por eso, a veces lo mejor que nos puede pasar es aquello que nunca hubiésemos deseado que nos ocurriese, porque marca un punto de inflexión en nuestras vidas. De otro modo es fácil dejarse llevar por la tiranía de la inercia y que pase el tiempo y todo siga igual. Es bueno tener sentido de urgencia o lo más normal es seguir con la rutina del día a día en piloto automático.

2. EL ENTORNO ES UNA PIEZA CLAVE

Si tu entorno tiene creencias limitantes sobre el dinero o sobre cualquier otro asunto, no te será posible avanzar con paso firme y energía. El entorno siempre nos arrastra a una determinada forma de pensar y actuar, sin que nos demos cuenta, de ahí el peligro. El entorno ejerce una fuerza invisible que tira de nosotros hacia un determinado lado. Para tener éxito financiero, hay que rodearse de personas que tienen éxito financiero. ¿Cómo te va a enseñar alguien a hacer algo que nunca ha hecho antes?

3. EL TRABAJO DURO NO GARANTIZA RIQUEZA.

No me mal intrepreten , esto tiene que ver con que si cambias tiempo por dinero (como hace un trabajador por cuenta ajena o un freelance) tus ingresos serán limitados porque el tiempo es limitado. No hay ningún problema tener ingresos limitados si para ti no es un problema, aunque para la mayoría de la gente sí suele serlo. Tal como dijo el escritor Don Marquis: «Cuando alguien te pregunte que se ha enriquecido gracias al trabajo duro, pregúntale: ¿De qué?». Existe una idea muy incrustada en la sociedad de que el trabajo duro deriva en riqueza, y no es así. Se puede trabajar muy duro y tener beneficios muy reducidos. O dicho de otra manera: «Puedes pasarte toda la vida dando vueltas en círculo y creer que estás avanzando».

4. BUSCA MENTORES

Sin mentores es muy difícil avanzar en la vida y si se hace se hará demasiado lento. Otras personas ya sufrieron  las mismas contradicciones y contratiempos que los que uno pueda estar sufriendo, por tanto, es bueno aprovecharse de su experiencia. No hay nada más rentable que tener buenos mentores, es un gran factor acelerador en la consecución de nuestras metas y objetivos. Como dice el dramaturgo Ben Jonson: «Muy pocos hombres son sabios por su propio consejo o se han instruido siendo sus propios maestros. Porque aquel que ha sido autodidacta ha tenido un tonto como maestro».

5. INGRESO RESIDUAL.

Cuanto más duro trabaja el dinero para ti, menos duro tienes que trabajar tú por dinero. El éxito de la libertad financiera está en la construcción de activos que produzcan flujo de caja con independencia de si se trabaja (Ingresos Activos) o no. En eso consiste la generación de Ingresos Pasivos, al estilo de una vaca lechera. El problema es siempre el mismo: a) la gente no está mentalizada para generar ingresos pasivos sino activos; y b) no se enseña en ningún lado cómo hacerlo, y por tanto, hay que buscarse la vida a través de la lectura, los mentores y la práctica.
6. CONSIGUES AQUELLO EN LO QUE TE ENFOQUES.

Así es de claro, para saber cómo se gana dinero y se alcanza la libertad financiera uno tiene que estar cien por cien concentrado en ello. No se puede alcanzar la libertad financiera (o cualquier otra cosa) cuando es un objetivo secundario. En uno de los pasajes del libro original El hombre más rico de Babilonia dice: «Me has hecho comprender algo nuevo. Soy consciente del motivo por el que nunca hemos encontrado el modo de ser ricos: nunca lo hemos intentado». Para lograr algo, hay que tener obsesión en ese algo.

7. EL DINERO NO TE HARÁ RICO.

Ganar dinero no tiene que ver sólo con ganar dinero, sino que es un proceso mental, emocional y educativo. El dinero no te hace rico sino la inteligencia financiera; y la inteligencia financiera es producto de la educación acerca del dinero. El dinero, como todo, tiene sus reglas que hay que conocer, y para ello es fundamental el Estudio (Teoría) y la Experiencia (Práctica). Si te llegan grandes cantidades de dinero y no tienes inteligencia financiera, lo perderás. Eso es lo que pasa a la mayoría de gente que gana importantes sumas en la lotería. Así lo predica un dicho: «Un tonto y su dinero nunca permanecen mucho tiempo juntos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.