CÓMO TRATAR A LOS CLIENTES

Tener un enfoque obsesivo en las necesidades y deseos de nuestros clientes nos permite ser una parte indispensable de sus vidas, pero nada es para siempre.

Los clientes representan un universo de personas y las empresas tienen el desafío de captarlos para que sean fieles a sus servicios o productos. Pero una vez que los tienen deben aprender a tratar con cada uno de ellos, ya que todos son diferentes.

La mejora continua se espera en casi todas las industrias, y la calidad es el requisito mínimo en la economía global de hoy. Los líderes son aquellos que superan significativamente la competencia en todos los aspectos del negocio.

Existen varios tipos de consumidores: emocionales, irónicos, exigentes, conformistas, racionales, entre otros. Por eso, no se puede tratar a todos de la misma forma; hay que saber diferenciarlos para que se sientan satisfechos con la atención que se les brinda.

Preocúpate de que se sientan satisfechos con las respuestas que le das, ya que es una manera de que recomiende tu empresa. Recuerda que la publicidad de boca en boca es una de las más efectivas.

Ofréceles descuentos o promociones, para que estén satisfechos.

Haz preguntas cortas y directas, con una actitud en la que demuestres interés por ellos y por solucionar sus problemas. Realizar una encuesta es ideal.

Hay clientes insatisfechos que manifiestan su disgusto
Estos clientes son aquellos que no han quedado conformes con el servicio brindado, y lo hacen saber. Ante esto se debe proceder inmediatamente para conseguir una pronta solución a su queja, de esta manera sabrán que están interesados en mejorar para satisfacerlo y conservarlo como cliente.

Los hay molestos y agresivos
Son los peores, porque no sólo demuestran públicamente su malestar con la empresa, sino que a veces pueden llegar a las manos , otros golpean las mesas o dan portazos.

Ante este comportamiento, la única solución es guardar silencio y escucharlos, luego se le ofrecen disculpas en nombre de la empresa y rápidamente darle soluciones. Así lograrás que se calme y ponga atención a las sugerencias.

Un buen emprendedor debe apreciar una queja  de un cliente en vez de mil alabanzas . No se debe obviar una queja porque tengas mil buenas   reseñas .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.